Historia

 Los signos en negro corresponden a  los numerales, letras o imágenes que aparecen en la Cruz y van desde la parte superior hasta la inferior de la misma.

Con el descubrimiento de América, se inició una nueva etapa de la evangelización en la historia. Gracias al trabajo misionero de muchos hombres valientes que dejaron sus patrias para predicar el evangelio en tierras lejanas, la buena nueva de Jesucristo finalmente pudo llegar a gran parte de la Humanidad para quien les era desconocido.

Alrededor del año 1594, un grupo de misioneros Jesuitas llegaron al territorio hoy llamado Santiago del Estero, allí conocieron a una tribu de indígenas llamada Matará, que habitaba a las orillas del río Salado.

En el comienzo de la evangelización, los misioneros trataron de ganar la confianza de los indios y así allanar el camino a Jesucristo a conquistar sus corazones. Se hizo necesario conocer su lengua para poder comunicarse y hablarles de Jesucristo. Pero, ¿cómo estos hombres retendrían  el Mensaje sino sabían leer ni escribir? Así surgió la idea de tallar en madera la Buena Nueva que venían a anunciar. Poco a poco el esfuerzo catequético de los padres Jesuitas se fue recopilando hasta que finalmente un miembro de la tribu talló la Cruz de Matará.

Los misioneros decían que ellos venían a anunciar a Aquel que es el Primero y él Último de todas las cosas, el Alfa y Omega.  Ellos venían a hablar acerca de Dios, ÉL creador de todas las cosas. Quien creó el Sol y la luna y colocó las estrellas en el cielo.

Los misioneros contaron como el hombre se había apartado de Dios y como por esta razón El Hijo de Dios, Jesucristo, vino a salvarnos. Ellos enseñaron como Jesucristo pasó haciendo el bien por la tierra, y haciendo milagros.

Enseñaron también acerca de la Última Cena, y como Jesús nos dejó el gran don de su Cuerpo y su Sangre, transubstanciando, la noche anterior a su Pasión,  pan y vino en la Santa Eucaristía. Hablaron de Pedro, y como negó a nuestro Señor tres veces antes de que cante el gallo.

Enseñaron cómo Jesucristo fue condenado a muerte ante Poncio Pilatos y cómo este ordenó fuese flagelado y como los soldados se sortearon y dividieron las vestimentas de Jesús.

Enseñaron cómo Él fue condenado a muerte de Cruz y como con martillos y clavos atravesaron sus manos y sus pies para aferrarlos a la cruz. También dijeron sobre Su Madre, la Virgen María cómo ella, firme en la fe,  acompañó a su Hijo en todos sus sufrimientos hasta el final. Y cómo Jesucristo cuando hubo cumplido todo el plan de Dios entregó su espíritu y murió.

Los misioneros anunciaron cómo pocos momentos después de Su muerte un soldado atravesó el costado de Jesús con una lanza, para verificar su muerte, y cómo descendieron Su cuerpo de la cruz y lo colocaron en un sepulcro.

No se admiten más comentarios