1917 – 2017 Jubileo de Fátima

Conferencia sobre Fátima: 31 mayo 2017- Seminario Sint-Jan Den Bosch.

Si usted está interesado en conocer más acerca de la importancia que tiene la consagración al Inmaculado Corazón de María para la Iglesia y nuestra sociedad, le invitamos a participar de la conferencia que tendrá lugar el 31 de mayo de 2017 en el Sint-Janscentrum en Den Bosch.

Fátima y la esperanza de paz para el siglo XXI

17.45 h. Recepción (café-sándwiches)

18.30 h. Inicio de la Conferencia

21.00 h. Fin de la Conferencia

  •  “Fátima y los mártires del siglo XX. Nuestro completar en la carne lo que falta a la pasión de Cristo”. (Col. 1,24)

P. Dr. Gonzalo Ruiz Freites, Docente de Teología Bíblica

  • La consagración de nuestras familias a María a la luz de Fátima

Mgr. Dr. J.W.M. Hendriks, Obispo auxiliar de Haarlem-Amsterdam

  • Fátima, Rusia y la proteccción maternal de María: un testimonio

Madre M. Anima Christi van Eijk, misionera in Rusia

Si desea participar de esta conferencia, por motivos de organización les pedimos hacer su inscripción antes del 29 de mayo

 

Preguntas e inscripción:              

Fátima y los Obispados de Holanda

El 13 de mayo de 2017 los obispos de Holanda consagraron sus diócesis al Inmaculado Corazón de María durante la celebración de las vísperas en la Basílica de Nuestra Señora Sterre der Zee en Maastricht. Durante las vísperas, los obispos junto con los numerosos fieles que llenaron la basílica, se arrodillaron frente a la imagen de Nuestra Señora de Fátima e hicieron juntos dicha consagración.

Puede leerse más en el siguiente artículo publicado en el sitio de las actividades de la Iglesia Católica en Holanda (www.rkkerk.nl): “Evenals Maria komen tot een volledige toewijding van onszelf aan Christus”

También puede verse: oración de consagración en la Basílica de Nuestra Señora

 

El Papa Francisco y Fátima

Los días 12 y 13 de mayo de 2017, el Santo Padre Francisco visitó Fátima al cumplirse el centenario de las apariciones de la Santísima Virgen. El sábado 13 de mayo, durante la celebración de la misa, el Santo Padre canonizó a los dos pastorcitos Francisco y Jacinta Marto, quienes junto con su prima Lucía vieron a Nuestra Señora y recibieron su mensaje para transmitir a todo el mundo. La beatificación de su prima Lucía (la tercer vidente que murió en el 2005 a los 98 años de edad) está ahora en proceso ante la Congregación para los Santos en Roma.

Historia: 13 de mayo 1917

El 13 de mayo de 1917 fue la primera vez que la Santísima Virgen María se apareció en Fátima a los tres pastorcitos Lucía dos Santos, Francisco y Jacinta Marto. Durante los cinco meses siguientes, la Santísima Virgen se apareció a los niños cada día 13 del mes. Las apariciones llevaron a algunos fieles a creer en ellas y a muchos a desestimarlas teniéndolas por falsas. Finalmente, el 13 de octubre de 1917, la Santísima Virgen se apareció por última vez. Ella pidió conversión, penitencia y oración, la conversión de Rusia y la consagración del mundo a su Inmaculado Corazón. Si su petición no era escuchada, entonces la Santísima Virgen predijo una gran guerra futura, la Segunda Guerra Mundial, y un atentado mortal al Santo Padre. Este último secreto fue mantenido oculto por muchos años hasta que se dio a conocer en el año 2000 a través del santo Padre Juan Pablo II, quien hizo referencia al atentado que el sufrió el 13 de mayo de 1981 en la Plaza San Pedro y del cual fue salvado milagrosamente.

El Santo Padre Juan Pablo II en Fátima

 

El Santo Padre Juan Pablo II tenía una gran devoción al Corazón Inmaculado de María. El sobrevivió el atentado de muerte que sufrió el 13 de mayo de 1981, dado que la bala milagrosamente hizo otro recorrido al entrar en su cuerpo. El papa S. Juan Pablo II atribuyó este hecho milagroso a la intercesión de Nuestra Señora de Fátima. Luego mandó colocar la bala que hubiera causado su muerte, en la corona de Nuestra Señora de Fátima en signo de su gratitud.

 “Y de nuevo me he hecho deudor de la Santísima Virgen y de todos los Santos Patronos. ¿Podría olvidar que el evento en la plaza de San Pedro tuvo lugar el día y a la hora en que, hace más de 60 años, se recuerda en Fátima, Portugal, la primera aparición de la Madre de Cristo a los pobres niños campesinos? Porque, en todo lo que me ha sucedido precisamente ese día, he notado la extraordinaria materna protección y solicitud, que se ha manifestado más fuerte que el proyectil mortífero. San Juan Pablo II, Audiencia General, 7 de octubre de 1981

El 25 de marzo de 1984 el Santo Padre Juan Pablo II hizo la Consagración del mundo al Inmaculado Corazón de María:

‘Recurrimos a tu protección, Oh! Santa Madre de Dios’.

Al repetir las palabras de esta antífona, con la cual la Iglesia de Cristo ha orado por siglos, nos vemos hoy ante ti, Madre, en el año Jubilar de la Redención. Nos encontramos unidos a todos los Pastores de la Iglesia de una manera particular ya que constituimos un solo cuerpo y un solo colegio junto a Pedro. En el vínculo de esta unión, pronunciamos las palabras de la presente consagración, en las que deseamos incluir, una vez más, las esperanzas y ansiedades del mundo moderno.

…….

El poder de esta consagración, dura por toda la eternidad y abarca a todos los individuos, personas y naciones. Esta supera toda maldad que el espíritu de maldad pueda provocar, y que de hecho ha provocado en nuestro tiempo, en el corazón del hombre y de su historia”. (S. Juan Pablo II, 25 de marzo de 1984).

 

Oración Jubilar de Consagración

 

¡Salve, Madre del Señor,

¡Virgen María, Reina del Rosario de Fátima!

Bendita entre todas las mujeres,

eres la imagen de la Iglesia vestida de la luz pascual,

eres la honra de nuestro pueblo,

eres el triunfo sobre la marca del mal.

 

Profecía del Amor misericordioso del Padre,

Maestra del Anuncio de la Buena Nueva del Hijo,

Señal del  Fuego ardiente del Espíritu Santo,

enséñanos, en este valle de alegrías y dolores,

las verdades eternas que el Padre revela a los pequeños.

 

Muéstranos la fuerza de tu manto protector.

En tu Inmaculado Corazón,

sé el refugio de los pecadores

y el camino que conduce hacia Dios.

 

Unido/a a mis hermanos,

En la Fe, la Esperanza y el Amor,

a ti me entrego.

Unido/a a mis hermanos, por ti, a Dios me consagro,

oh Virgen del Rosario de Fátima.

 

Y, en fin, envuelto/a en la Luz que de tus manos proviene,

daré gloria al Señor por los siglos de los siglos.

 

Amén.

 

 

Ver:  http://www.fatima.pt/es/pages/oraciones-jubilares

 

 

 

 

 

 

No se admiten más comentarios